Libros

"Mujeres haciendo historia"

2008

A las mujeres que nos conmovieron conmoviéndose, que nos mostraron un poquito nuestro pasado y nuestro presente, y a veces, nuestro futuro. A los alumnos por su entusiasmo, dedicación y buen humor. A los colegios, profesores, personal y directivos por el apoyo técnico y humano, a ICEI por el trabajo social en el país, por el apoyo a los profesionales locales, por la confianza.

"Volveré y seré millones"

2010

¿Podrán aymaras, tanto los que residen en su lugar de origen como afuera de él, generar en su proceso de etnogénesis un nuevo camino para la región? Hay un discurso que así lo asume, en este, los y las aymaras de Buenos Aires son, sin lugar a duda, protagonistas.

"Che Sikuri"

2012

Los grupos de música sikuri aymara-quechua, además de expresión musical, tienden a reproducir procesos de memoria e identidad. En este contexto, ¿Cómo y de qué forma producen y re-producen dinámicas hasta hace no mucho tiempo ajenas en Buenos Aires? Teniendo en cuenta su acrecentada presencia en esta metrópolis, ¿Puede la expresión sikuri ser entendida como música de Buenos Aires?

"Buenos Aires Jacha Marka"

2016

Buenos Aires es una de las urbes más interesante para analizar la migración indígena, justamente por tratarse de una ciudad imaginada como un enclave europeo en suelo americano que, constituida como un territorio histórico de migración internacional, actualmente experimenta distintas puestas en escena  de una población que se auto-identifica como indígena.

"¿Y para dónde vamos?"

2018

Tal como lo definiera Marc Piault (2002) en su libro “Cine y Antropología”, a fines del siglo XIX nacen de forma conjunta la antropología y el cine. Enamorados por sus búsquedas comunes de descubrir e identificar viven eternamente unidos en su deseo de generar reflexión.

Artículos

"Exclusión y sobre-concentración de la población escolar migrante bajo un modelo de segregación socio-territorial"

2007

Diagnóstico y visualización del problema a través de la denegación de ingreso a establecimientos educativos a migrantes por irregularidad migratoria y/o carencia de documentación escolar en la Comuna Santiago Centro, Santiago, Chile. Publicado en CLACSO.

"Migración Internacional y pueblos indígenas. Cruzando variable"

2015

Se relacionan dos fenómenos-variables que en general han sido enfocados de forma aislada: Migración internacional y Pueblos Indígenas. Además, se identifican cuatro problemas teórico-metodológicos para analizar–definir a los migrantes indígenas que atraviesan los estados-naciones que históricamente han habitado.

"Cinco siglos resistiendo"

2016

Cinco siglos resistiendo: la marcha del 12 de octubre en Buenos Aires y Santiago de Chile como memoria colectiva cronotrópica y de reivindicación amerindia en Abya Yala.

"Lenguaje musical e identidad Lakita"

2018

Revitalización y continuidad de una práctica ancestral y contemporánea en el norte grande de Chile.

"Marcar las diferencias"

  2018

Construcciones sonoro-estilísticas de las bandas de sikuris de Buenos Aires.

"Padrino de Cámara"

2018

En Buenos Aires, aymaras y quechuas emplean instituciones comunitarias de compadrazgo-padrinazgo y ayni, generando novedosas dinámicas de comunalización, de constitución de alianzas y de visibilidad social y política. En este contexto, en diversas ocasiones me constituí como padrino de cámara.

"Política amerindia en Buenos Aires"

2019

La marcha de contra-festejo del 12 de octubre como construcción cronotrópica.

"Migrar, morir y seguir perteneciendo"

2020

Migrar, morir y seguir perteneciendo. El Día de los Muertos centroandino del cementerio de Flores de Buenos Aires.

"Música, fronteras y etnogénesis sikuri"

2020

El ascenso musical al Abra de Punta Corral, Tilcara (Jujuy, Argentina).

El año nuevo aymara de Cancosa

2020

Reciprocidad complementaria y etnogénesis a través de foto-etnografía. Tarapacá, Chile

Dinámicas de integración comercial «por arriba» y por abajo»

2021

Interacción entre las zonas francas de Ciudad del Este (Paraguay) e iquique (Chile)

Proyectos Culturales

"Producción artesanal de una serie de bandolas andinas modelo kantati". Fondo nacional para el desarrollo cultural y las artes, FONDART Tarapacá

2020

La bandola es un instrumento musical de 12 cuerdas, en este caso un modelo bautizado por su autor como «Kantati», concepto que en el idioma aymara se traduce como «amanecer». Este concepto ha sido resignificado por su autor como parte de un proceso en el que: «la gente [aymara] está despertando en todo sentido, está valorando más su cultura». La bandola es una obra que se enmarca dentro del oficio de la lutheria, es decir, el arte de construir y reparar todo tipo de instrumentos musicales. Mediante un ejercicio de apropiación cultural, que seguramente data desde hace muchos años, esa definición fue rebautizada en la cultura aymara como «luriri», que corresponde a la autodefinición que Abel Mamani hace de su profesión. En la elaboración en particular de la bandola se sintetizan una serie de conocimientos y técnicas artesanales trasmitidas de generación en generación por las comunidades aymara, las cuales han conservado la estructura de un instrumento musical de origen europeo que fue adaptado con leves modificaciones al repertorio cultural andino hace varios siglos atrás. Es así que la bandola es usada como parte fundamental del repertorio cultural musical asociado a festividades como carnavales, floreos de llamas y otros eventos culturales de la cultura aymara, en este caso de la región de Tarapacá. Abel Mamani Gómez reside y tiene su taller en la localidad de Alto Hospicio. Sus antecedentes familiares sin embargo, se ubican en el pueblo de Villablanca, ubicado en la comuna de Colchane, lugar considerado como una referencia para la música de las bandolas. No obstante haberse criado en la ciudad de Calama, región de Antofagasta, desde hace 18 años se dedica a confeccionar bandolas y también aerófonos sikuris. La motivación esencial para asumir hoy el oficio de luriri, Abel la inscribe dentro del desarrollo de revitalización cultural que los diferentes pueblos indígenas llevan a adelante. En su experiencia personal esto ha significado retomar integralmente y en un proceso no exento de dificultades, un oficio que no obstante contar con una amplia historia dentro de su ámbito personal y comunitario, se había interrumpido: «Esto es una pasión que comenzó más o menos 18 años atrás.

Mi madre me regaló una bandola, sin yo saber tocarla de a poco tuve que aprender y retomar el sentimiento de mis abuelos, de mis ancestros. Primero ejecutando el instrumento, no sabía afinar, siempre estuvo mi papá viendo las primeras pautas de afinación de las tonalidades y cómo se tocaba. Fue un proceso más o menos lento pero dio fruto. Empecé tocando la bandola en los carnavales, que es lo más tradicional y luego avanzando en los floreos, que son más de 20 tonos […] Ahí ya comienzo a devolver lo que me han enseñado a mí, a tocar, ejecutar el instrumento, como se afina y el manejo de las dos tonalidades, tonos machos y tonos hembras».

En la actualidad, el oficio artesano indígena se debate entre el compromiso personal y comunitario de revitalizar y proyectar a las nuevas generaciones el legado cultural de las y los ancestros, en un contexto lleno de desafíos y dificultades externas que obstaculizan pero a la vez motivan el trabajo. Para Abel Mamani, su labor implica también tratar de mejorar la implementación tecnológica y de acceso a las materias primas óptimas para su taller, las que debe importar desde Santiago con todos los costos asociados. Una dificultad anexa es que intentar traer buenas maderas desde Bolivia y Perú le acarrean problemas de internación en las aduanas, una dificultad por lo demás común para todas y todos los artesanos del norte de Chile. Por sobre todos los obstáculos que se presentan, para Abel Mamani el compromiso con su cultura es el fin superior y al que dedica hoy todo su tiempo, tanto en forma individual así como miembro fundador de Agil Mallku, agrupación que cultiva el rescate y proyección de la música tradicional aymara:

«Hay mucho interés de aprender a tocar la bandola. Me lo han hecho saber todas las comunidades aymara arriba, que han conocido mi trabajo […] Con eso me dan ganas de seguir trabajando, si antes lo hacía en mi periodo de descanso, ahora me estoy abocando al 100% a esto. Con harta fe no más. Espero llegar lejos que todas las familias estén tocando música nuestra, música ancestral, que la bandola esté en cada hogar. Ese es mi sueño. Estamos comenzando recién pero creo que podemos llegar

Localidad: Alto Hospicio, región de Tarapacá
Contacto:aguila.abelgo16@gmail.com

+5697644 7339